EMBARAZO Y DEPORTE I

En esta entrada comentaremos las características básicas del deporte durante el embarazo, siempre que no sea de riesgo o contraindicado por un médico.

Debemos tener muy presente que el nuevo estado en el que nos encontramos va a suponer cambios en nuestro cuerpo, englobando los aspectos físicos, hormonales,… pero no por ello se dejará de lado la actividad física.

El deporte, durante este periodo de cambio, nos ayudará a llevar de mejor manera el embarazo tanto física como mentalmente, mejorar el control de la ansiedad, nos ayudará en el momento del parto, etc.

<<Estoy embarazada, no enferma>>

Ayuda a nivel psicológico mejorando la ansiedad, aumentando autoestima, el bienestar, mejora la tensión arterial, disminuye el riesgo de diabetes gestacional e incluso ayuda a disminuir el insomnio.

Incluimos en la lista que también mejora la condición muscular y cardiovascular favoreciendo la corrección postural; de esta manera prevenimos o trataremos afecciones como la lumbalgia, incontinencia urinaria asociada al embarazo, disfunción muscular del suelo pélvico y otras enfermedades; y evitando un aumento excesivo de peso que nos proporcionará una mejor condición física general y enfrentarnos al embarazo y parto con menos riesgos.

Debemos tener MUY presente que no se puede realizar cualquier tipo de ejercicio y/o de cualquier manera. Tendrá que ser un entrenamiento adecuado y ajustado a cada persona para evitar posibles lesiones o complicaciones para el feto y la madre, como por ejemplo, no se aconseja la práctica de deportes de contacto o ejercicios que impliquen golpes en la barriga, caídas y traumatismos.

Se tendrá en cuenta que además el centro de gravedad y el peso (aumenta considerablemente) de la futura madre cambia por lo que supondrá un mayor esfuerzo.

De esta manera, sacamos lo siguiente:

-Antes de comenzar cualquier entrenamiento, será necesario hacer un calentamiento suave y progresivo de mínimo 6′

-Actividad física regular, por ejemplo, 60′ 3 veces a la semana

-Evitar el sobreesfuerzo. La intensidad del entrenamiento debe estar limitada a 15′-20′ (parte más intensa de la sesión) sin exceder de las 140 pulsaciones por minuto durante la realización del ejercicio ayudándonos de descansos largos

-Mantenerse muy bien hidratada. Una persona que practica deporte habitualmente debe consumir alrededor de 3L diarios; una mujer embarazada además de una mayor ingesta de agua debe hacerlo durante y al finalizar el ejercicio para evitar la deshidratación

-Tendremos especial cuidado con los ejercicios de flexión de espalda

-Por la inestabilidad articular se evitarán los ejercicios que impliquen cambios bruscos de dirección, saltos, gimnasia olímpica,…

-Se evitarán también los cambios posturales bruscos, así como la posición decúbito supino que limita la llegada del flujo sanguíneo al útero (press banca, estiramientos en el suelo, trabajos de estabilidad decúbito supino sobre balón,…)

-Se prestará especial atención a los ejercicios de ABS y suelo pélvico (ejercicios Kegel) para fortalecer el transverso del abdomen, así como al cardiovascular, que se recomienda mínimo 120′ semanales de intensidad moderada

-Evitar realizar el ejercicio físico o sesión en un ambiente caluroso

-No realizar ejercicio en caso de encontrarse enferma o con fiebre

-Uso de ropa cómoda y apta para embarazada

-Zapatillas cómodas y planas para entrenamiento

-Al igual que al comenzar realizamos un calentamiento previo, haremos una “vuelta a la calma” con tranquilidad y suave de mínimo 6′


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s